NOTICIAS

Pública, privada, híbrida… ¿Cuál nube es mejor?

Pública, privada, híbrida… ¿Cuál nube es mejor?

Como se venía perfilando en el artículo anterior, la experiencia de nube privada no parece ser tan positiva como la de la nube pública. Aun así, muchas organizaciones la eligen pese a los costos implicados en la inversión de tecnología y los problemas inherentes a este modelo, fundamentalmente por un asunto de seguridad y confidencialidad.

Mucho más de tres cuartas partes (83 %) de las empresas están manejando su implementación local como una inversión de capital fija, lo que significa que la empresa debe planificar y comprar capacidad suficiente con antelación a fin de mantener los niveles de servicio durante periodos de máxima demanda, pero sin excederse para evitar pagar por servidores que permanecen en desuso.

En apariencia, son pocos los encargados de la toma de decisiones que han logrado este equilibrio: muchos están despilfarrando entre el 40 y el 50 % de su capacidad de servidor, probablemente porque deben tener capacidad disponible en caso de que sea necesaria. Si tenemos en cuenta que el 92 % de nuestros encuestados deben esperar más de un mes para disfrutar de capacidad nueva, resulta evidente por qué las empresas prefieren ir sobre seguro y comprar en exceso. Poco más de dos quintas partes (41 %) deben esperar tres o más meses; este es un problema significativo porque, si han de lanzarse nuevos proyectos o aplicaciones, una demora de tres meses podría tener un impacto grave en lo que respecta a una ventaja de comercialización precoz.

La administración de la experiencia local puede constituir otro reto: un 68 % de las empresas descubrió que los gastos generales de gestión de su entorno local fueron más elevados de lo esperado. El departamento de TI debe instalar y gestionar la experiencia, incluyendo las sustituciones de hardware, la supervisión, las revisiones, las actualizaciones y la gestión de la capacidad. En la nube pública, todos estos aspectos son gestionados por el proveedor; en la nube privada, el departamento de TI es totalmente responsable. Para cumplir los acuerdos de nivel de servicio internos en materia de disponibilidad y rendimiento, el departamento de TI necesita personas, procesos y herramientas, algo que puede desviar recursos de la incorporación de valor a simplemente «estar alerta».

 

La escalabilidad bajo demanda impulsa el valor empresarial

Cuando preguntamos a las empresas sobre los retos, muchos de sus problemas surgían como consecuencia de una escalabilidad deficiente: el 80 % se quejaba de que los tiempos de aprovisionamiento eran lentos, el 70 % afirmaba que la utilización y la planificación de la capacidad constituían auténticos quebraderos de cabeza y el 67 % señalaba que respaldar las demandas de capacidad fluctuantes estaba afectando a la gestión del flujo de efectivo y la infraestructura.

Sin embargo, la presión por proteger datos confidenciales también aparecía en puestos altos de la lista, para respetar los requisitos de cumplimiento y reducir el riesgo empresarial asociado a la violación de las políticas de usuarios. Parece que los directores de TI se encuentran entre la espada y la pared: sufren presiones para habilitar la flexibilidad, la escalabilidad y la agilidad para mejorar los tiempos de aprovisionamiento, el rendimiento y la innovación, pero también son responsables de proteger y garantizar la seguridad de los datos. La nube pública puede ofrecer lo primero, mientras que la privada quizá sea la mejor opción para proporcionar lo segundo… pero las empresas exigen ambas cosas.

 

En conclusión

En un mundo ideal, las empresas desean poder elegir su ubicación preferida para cada carga de trabajo y consumir recursos en la forma que más les conviene. Desean poder ampliar y reducir la capacidad, al tiempo que siguen atendiendo las necesidades específicas de cada carga de trabajo en relación con la seguridad, el cumplimiento y el rendimiento. Esta libertad significa que se puede elegir el lugar más adecuado desde el punto de vista del costo para las necesidades específicas de la carga de trabajo. La nube híbrida es el primer paso, pero esto simplemente habilita una opción de ubicación.

El paso siguiente en la nube es permitir que las empresas puedan elegir una ubicación y consumir servicios de una manera que ofrezca la mejor rentabilidad general. Gran parte de esta rentabilidad procede de la escalabilidad bajo demanda, que la nube pública tiene en abundancia, pero es un escollo tradicional de la nube privada. Una solución son las implementaciones de nube privada local y de pago por consumo que ofrecen lo mejor de ambos mundos: habilitan la escalabilidad y la agilidad a través de precios bajo demanda, pero proporcionan garantías a las empresas a través de la elección de ubicación y el control de toda la pila. Si se utilizan en combinación con una nube pública, las empresas acceden a una nube híbrida bajo demanda, que les permite elegir la ubicación adecuada para la tarea, con la capacidad para escalar bajo demanda cuando sea necesario.

Es por ello que la mayoría de las empresas actuales están adoptando una estrategia híbrida, mezclando y combinando ubicaciones públicas y locales en función de los requisitos de cada carga de trabajo. Nuestras predicciones apuntan a que la adopción de las dos tecnologías, nube privada y pública, va a aumentar: el mercado no es un juego de todo o nada, donde una se posiciona para triunfar sobre la otra.

 

Fuente: HPE

Sobre Nosotros

Softelinet

Softelinet Soluciones Tecnológicas, C.A., es una empresa integradora de servicios de TI, que nace a partir de la necesidad que existe en las organizaciones de generar soluciones tecnológicas que apalanquen el crecimiento de su negocio. En alianza estratégica con importantes empresas del sector, definimos, desarrollamos y gestionamos proyectos de alto impacto tecnológico.